Aprender a patinar en Sevilla: Entrevista a nuestra monitora Lydia Herrera

Aprender a patinar en Sevilla. Rodar por sus calles, acabar enseñando y promocionando el patinaje a muchos Sevillanos es parte de la historia de nuestra compañera Lydia. Échale un ojo a continuación:

Cuándo, donde y por qué empezaste a patinar?

Comencé a patinar en el año 2012, me compré unos patines y salí a las calles de Sevilla a rutear. Estaba en un momento de transición de mi vida y los patines fueron una fuerte motivación para mejorarla, conociendo gente con mis mismos valores y disfrutando de lo divertido que es patinar.

¿Por qué patinas? ¿Qué significa patinar para ti?

Patino porque me da la sensación de libertad y de ver el mundo con otros ojos. Te mantiene en forma de una manera divertida y sana sintiendo que puedo llegar a donde quiera.

¿Cuales son tus lugares favoritos para patinar?

La ciudad de Sevilla en sí, el que sea llana y tenga muchos km de carril bici que te permiten llegar a cualquier sitio, en un mismo día puedes visitar varios lugares sin la necesidad de quitarte los patines y de ver cosas diferentes.

¿Con cuánta frecuencia patinas y que modalidad practicas?

Patino literalmente todos los días. Últimamente a modo de transporte, pero cuando tengo mas tiempo libre disfruto patinar durante los días soleados acompañados de una brisa fresca. La modalidad que práctico es la de freeskate que es para mi, patinar por las calles improvisando trucos para pasar los obstáculos que me voy encontrando.



Aprender a patinar nos cambia la vida a muchos. Cuéntanos tu historia con el patinaje

Descubrí el patinaje en línea en el año 2012, cuando me compré unos patines de segunda mano y salí a la calle a rodar, asistiendo a todas las rutas que se hacían en patines por Sevilla de las que me iba enterando.

Encontré personas con valores muy parecidos a los míos, como ayudar, compartir, divertirse de forma sana.

Lo disfrutaba, me sentía libre, conocí a gente muy divertida y llevando un estilo de vida saludable. Encontré personas con valores muy parecidos a los míos, como ayudar, compartir, divertirse de forma sana.

En el año 2014 me saqué el título de monitor deportivo para trabajar como monitora de patinaje. El Club Mercury me recibió con los brazos abiertos dándome esa oportunidad. Desde entonces, trabajo dando clases de patinaje, sobre todo, a niños en los colegios.

Mas tarde, en el año 2016, una tienda especializada en patines llamada PatinAventura me ofreció la oportunidad de trabajar en su equipo. Gracias a ellos, he mejorado tanto lo personal como lo profesional, aprendiendo a diario, en un ambiente muy divertido, sintiéndome orgullosa de la empresa.

Lo que más me gusta del patinaje es el “freeskate”, lo que viene siendo para mí, patinar por la ciudad e ir aprovechando los obstáculos con los que me encuentro para superarlos de diferentes maneras junto a mis patines favoritos los Seba FR, los cuales, llevo un tatuaje de ellos en el brazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.